No te quiero mío, ni me quiero tuya, nos quiero nuestros. No te necesito, ni quiero que me necesites, pero hagámonos falta. EfimeraBelleza (via efimerabelleza)
481 notes
Entonces sentí una tremenda opresión en el pecho, una opresión en la que no parecía estar afectado ningún órgano físico, pero que era casi asfixiante, insoportable. Ahí, en el pecho, cerca de la garganta, ahí debe estar el alma, hecha un ovillo. Mario Benedetti (via efimerabelleza)

(Source: poesiaespanol, via efimerabelleza)

2,525 notes
“Teu sorriso me faz sorrir.”